miércoles, 14 de septiembre de 2016

I Trail Valle de Samuño - Clínica Nalón Dental 2016

Somos gente inquieta, así que era cuestión de tiempo que quisiéramos probar cómo sería estar al otro lado. Ya desde muy pronto hubo conversaciones al respecto, pero como fieles seguidores de Quevedo no queremos enrollarnos y vamos a hacerlo breve (y esperamos que, por tanto, dos veces bueno).
A principios de este año, bajo el auspicio del Ayuntamiento de Langreo, se decidió comenzar con los trámites para organizar una carrera de montaña dentro del concejo. La zona que consideramos más idónea fue el Valle de Samuño, ya viejo conocido en nuestros entrenamientos. Los motivos eran varios: se trata de la zona más verde del concejo (de hecho está incluida en el Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras), siendo además la más agreste (el techo del municipio está en esta zona) y cuenta con el aliciente de tener un rico patrimonio industrial convenientemente recuperado y visitable en el formato de Ecomuseo. De esta manera podíamos tener una carrera interesante desde el punto de vista deportivo, paisajístico e incluir un punto cultural y diferenciador.


La búsqueda del recorrido no fue sencilla. A grandes rasgos la idea era subir al Cogollu y mantenerse en la línea de cumbres hasta bajar hacia el valle para entrar por el Socavón Emilia y aparecer en la plaza del Pozo San Luis (Ecomuseo Valle de Samuño) donde se situaría la meta. Para ello fue necesario contar con el beneplácito del Ayuntamiento, propietario del Ecomuseo, y de Tragsa, empresa encargada de su gestión. Una vez logrado, varios miembros del grupo, entre los que se encontraba gente de la zona, trabajaron duro para conseguir un recorrido que apenas pisase asfalto, hormigón o pistas y que tuviera un toque montañero con alguna subida de las de manos a las rodillas. En otras palabras: sacarle todo el partido posible a la zona para lograr un recorrido de longitud intermedia y lo más duro posible sin ser rebuscado. Simplemente lo que nos gusta encontrar en las carreras a las que vamos.


Con el recorrido ya bastante refinado nos pusimos manos a la obra con otras tareas mucho más prosaicas pero igual de importantes para que la carrera pudiera celebrarse: tramitación de permisos, diseño gráfico, desarrollo de la web, búsqueda de patrocinadores y colaboradores y otras muchas tareas que sería aburrido detallar pero que resultaron imprescindibles. Pese a ser un trabajo duro y que no estuvo exento de cierta tensión, fue bonito ver cómo para cada tarea siempre aparecía alguien que hacía/tenía o conocía a alguien que hacía/tenía para resolver el problema.
Así, antes de lo que nos hubiera gustado, llegó agosto y casi se nos cae el alma a los pies cuando vimos el estado del recorrido (y todo lo que estaba aún pendiente, sobre todo aquellas tareas que por motivos logísticos se tuvieron que demorar): completamente cubierto de todas las clases de maleza que uno se pueda imaginar. Pero, una vez más, había alguien que sabía desbrozar y no sólo disponía de las herramientas necesarias sino también de una gran motivación para ello.


La última semana fue bastante intensa. Suena a tópico pero es cierto: no te puedes imaginar la cantidad de trabajo que implica organizar una carrera hasta que te pones a ello. Además, el estrés generado por las ganas de hacerlo lo mejor posible hizo difícil conciliar el sueño muchas noches a varios miembros del grupo, que aprovecharon los desvelos para adelantar faena...
Y, por fin, llegó el gran día. Antes de amanecer, a eso de las 6 de la mañana, cada responsable comenzaba la revisión de su tramo y a partir de las 7 la plaza del Pozo San Luis recibía el día con un inusual ajetreo: organizadores, voluntarios, corredores...
A las 9 de la mañana los nervios llegaron a su punto álgido cuando, tras el sonido de una jaula de mina comenzaron los acordes de Highway Star de Deep Purple que serviría de salida a la prueba. Los corredores se lanzaron a por el recorrido que comenzaba con una dura cuesta de asfalto para estirar el grupo.


Ya desde el primer momento Martín Álvarez Espinar se postuló como un serio candidato a la victoria final intentando obtener una ventaja en la Ruta de los Molinos, pero el resto de rivales no le dejaron escapar. La subida al Cogollu, techo de la prueba, se hizo a buen ritmo, siendo Martín el primero en pasar por el pico y llevándose de esta manera el premio correspondiente.
La sucesión de picos llevó a los corredores a la (permitidnos la licencia) ya legendaria subida de El Repechón, una dura rampa para alcanzar el Picu Les Cruces donde muchos optaron por utilizar incluso las manos para ayudarse.
El recorrido se mantiene por la línea de cumbres para alcanzar el Mayáu Miguel, donde existía un avituallamiento a continuación del cual comenzaba la primera bajada importante del día.
En el tramo posterior, antes de la ascensión al último pico del día el cántabro José María Valdés Gallo tomó el liderato pasando destacado por la capilla pero su ventaja no fue suficiente y, nuevamente, Martín le superaría para no volver a abandonar la primera posición.
En la espectacular bajada de La Jaula, bautizada así en homenaje al entorno minero en que se celebra la prueba, los corredores tomaron importantes riesgos, llegando a la boca del Socavón Emilia con las posiciones ya muy definidas. Tras el kilómetro de galería y los casi 200 escalones para volver a la superficie, un exultante Martín atravesaba la plaza del Pozo San Luis para detener el crono en unas espectaculares 2h y 18' que estamos seguros serán difíciles de batir.


Por su parte José María Valdés Gallo terminaría cediendo un minuto y diez segundos, cosechando una gran actuación. La tercera plaza sería para Eduardo Collado García, a seis minutos y medio del ganador.
La carrera de chicas comenzó con un duro duelo entre Sonia Amat Valero y Ana Cristina Aguado Mori, que pasaría primera por el Cogollu ganando el premio a la primera mujer en alcanzar la cumbre. Posteriormente Sonia se colocaría de lider y con un fuerte ritmo iría abriendo hueco hasta la meta, donde aventajó a Ana Cristina por unos catorce minutos.


Poco a poco fueron llegando el resto de participantes, protagonizando escenas de todo tipo: padres con sus hijos, algunos con sus perros, y, cada vez, más extenuados. También destacar las llegadas de amigos del grupo y, como no, de integrantes, ex-integrantes y allegados... Como organización nos supuso una alegría que todos los corredores consiguiesen superar el corte de entrada al túnel que venía impuesto por los horarios del Ecomuseo.



Con la llegada del último corredor y los escobas se dio por finalizada la prueba y se procedió a la ceremonia de entrega de premios bajo el castillete del Pozo San Luis, contando con unos auténticos cascos de minero para el atrezzo.



Ya sólo faltaba dar cuenta de la abundante espicha y recoger todo aquello para dar por concluido el I Trail Valle de Samuño - Clínica Nalón Dental que nos deja un gran sabor de boca y que esperamos repetir el próximo año.
Y, cómo no, imposible terminar sin dar las gracias a los corredores, que dáis sentido a todo esto, a los voluntarios, cuya labor nunca podríamos pagar y a los patrocinadores y colaboradores, sin los cuales este proyecto no hubiese podido convertirse en realidad. ¡Ah! Y al Nuberu por esperar hasta el martes para venir a visitarnos.


martes, 21 de junio de 2016

QUEBRANTAHUESOS-VERTICAL FUENTE DÉ-COTOBELLO-LANTERO

Hola seguidores, después de una semana cargada de competiciones por varios puntos de España, pasamos a resumir lo que deparó cada uno de ellos.
El primero en salir a la palestra, fué David Blanco en la potente Quebantahuesos de 200 km en Huesca. La climatología fue bastante adversa lo que convirtió la prueba en un reto más complicado aún, y si añadimos que era su debut en las marchas cicloturististas, tiene más importancia que consiguiera finalizar la prueba con éxito.
 


Continuamos con el sábado, y no pasamos al Trail, donde tuvimos una nutrida representación en la archiconocida Cotobello. El tiempo tampoco terminó de acompañarar del todo pero esto es Asturias y ya sabemos lo que hay. Empiezo con Diego que hizo un carrerón entrando el 25 de la general,  y que por fín dió por olvidados sus problemas de tobillo.
 

Angel y Mario mantuvieron una lucha constante entre ellos, pero al final este último le ganó la batalla personal a Angel que cuajó una gran carrera.











Chus Hevia, como te mola esta carrera y prueba de ello era lo contento que terminaste, les coses van saliendo bien y tus retos más importantes ya estan ahí a la vuelta de la esquina.





Pasamos a la superwoman del dia, Carmen que ya empieza a meter ruido de verdad. Después del podio de la CPE, volvía a subise al mismo en segunda posición de la categoria sub-23.




Por último Manuel Rebolo finalizó la prueba, además de acompañar a su hermana, que cada vez le engancha más el tema del Trail. Quien sabe igual se vuelve cumbrera!!





Pasamos al domingo, donde tuvimos a Nasser en el Campeonato de España de Km vertical en Fuente dé. Aunque con una primera parte de la prueba nada cómodo, se recuperó en la segunda parte para concluir bastante satisfecho.




Cerramos nuestras participaciones en una carrera que aconsejamos a todo el mundo, con un recorrido bonito y asequible. Trail de Lantero, que además tenia un claro enfoque solidario.
Allí volverian a correr Angel, Mario y Chus que serian acompañados por Ulises que salía de una pequeña lesión.



 


Enhorabuena a todos los cumbrer@s y gracias a los fotográfos que estan hay al pie del cañon para tener estos bonitos recuerdos.
Ahhh y que no se nos olvide recordaros que el dia 1 de Julio abriran las inscripciones para nuestra carrera, toda la info en el siguiente enlace, no os la perdais!

miércoles, 1 de junio de 2016

Desafio Cainejo-Media de la Reconquista-Súbida al Pienzu



Vamos a resumir lo que deparó este pasado fin de semana, en cuanto a la actuación de nuestros compañeros en las distintas pruebas en las que tomaron parte.
Antes de empezar con las pruebas que se desarrollaron el sábado, queremos transmitir nuestro pésame a la familia del voluntario fallecido en el Desafio Ultra El Cainejo, así como todo nuestro apoyo a la organización y a toda la gente de Valdeón.
Comenzamos con el Desafio Cainejo, donde 4 valientes cumbreros se enfrentaban a esta díficil y espectacular carrera. En ella tomaron parte Kike, Rafa, Alejandro y Mario, que tomaron la salida con puntualidad británica a las 6:00 de la mañana.
Todos ellos se encontraron con muy buenas sensaciones, hasta el punto que todos entraron en el corte estipulado por la organización en el Mirador del Tombo. En ese lugar fueron todos informados que no se disputaria el último bucle por las malas condiciones metereológicas y tendrian que finalizar la prueba en ese punto.

Tambien ese mismo sábado se celebró la Media de la Reconquista en Cangas de Ónis que año tras año concentra a gran cantidad de corredores. En ella tomaron parte Angel y Txema, ambos finalizaron con éxito la prueba.






Para rematar el fin de semana se disputaba la Súbida al Pienzu, una carrera veterana que está inmersa en la Copa de Asturias de Carreras de Montaña y que en esta ocasión presentaba un cartel de lujo.
Hasta allí se desplazaron Victor, Jorge y Txema que doblaba actuación este fin de semana.
Todos ellos obtuvieron buenos resultados, dado que algunos descansaron poco debido a temas laborales o como Txema que habia competido el dia anterior.


Queremos como siempre agradecer el trabajo de los fotógrafos, que con sus imágenes dan difusión a estos deportes y a los voluntarios, ya que sin su aportación las carreras serian imposibles.









lunes, 23 de mayo de 2016

II Trail Cuarto de La Riera por Rober


Tenia ganas de correr por el occidente, el gran olvidado. Y qué mejor sitio para hacerlo que Tuña, pueblo cargado de encanto e historia. Además la distancia acompañaba: 37km para probarme, que la organización decidió recortar a 22 por haber menos de 20 inscritos. Una pena, pero ya que estamos en ello decido seguir yendo.
La salida fué un tanto extraña, èramos sólo 26 participantes y aquello parecía más una quedada que una carrera, pero bueno, tampoco es que yo sea fan de carreras masificadas. Enseguida atravesamos el pueblo y comenzamos la subida a Merillés por entre bosques. La superficie nos va a dar idea de cómo nos encontraremos las bajadas: mucha piedra, algo de roca viva y todo bien regado por las lluvias nocturnas. A partir de Merillés el bosque deja paso a los matorrales y, tras algunas pendientes pronunciadas pasamos por el dolmen, sobre el cual estaba instalado el primer avituallamiento. Ahora comienza un tramo de sube y bajas que me recuerda mucho a la montaña de Luarca. Este tramo acaba en una carretera bajo Peña Manteca que nos lleva a la primera bajada, hasta donde llego con una corredora del Torbolín que lleva un ritmo muy constante y bueno.
Muchos me llamarán exagerado, pero creo que sólo por esta primera bajada ya merece la pena venir hasta aquí a correr esta carrera. Es bastante técnica, sobre todo por las piedras, de tamaño mediano e incluso grande. Estaba bastante resbaladiza por la humedad. Pero sobre todo me llamó la atención el bosque que se atraviesa. Quería hacer esta bajada conservando pierna, pero no pude resistirme a soltar un poco :)
 
Una vez terminada la bajada avituallamiento y, tras un tramo llano por un sendero estrecho comienza la subida por una zona salpicada de cabañas. Este tramo, también guapo, sube hasta un repetidor donde comienza una bajada por pista que enseguida se transforma en sendero para llegar al tercer avituallamiento.

Pasado este punto seguimos bajando por un sendero que acabará convirtiéndose en un barrizal complicado por la cantidad de metros sin árboles a los que cogerse para evitar caídas. Personalmente, aquí entre bajar de culo directamente o intentar "esquiar" hasta el árbol más cercano opté por lo segundo y me salió bien la jugada. El resto, sin ser fácil, ya no era tan complicado.

Superado el barrizal se cruzaba un arroyo y comenzaba la tercera y última subida, la menos complicada de las tres, tanto por pendiente como por desnivel. Aquí pude correr un poco en algunos pasajes.

Al coronar último avituallamiento, donde no paro, y a seguir bajando por entre praos por un estrecho y empinado sendero donde tengo un pequeño susto. El camino desemboca en una pista enseguida por la que se baja muy rápido hasta la carretera. Ya sólo queda subir a la parte alta de Tuña (donde por apretar mucho me dieron unos toques los gemelos) e ir bajando hacia la meta donde consigo entrar en 2h 52', tiempo que me deja un buen sabor de boca ya que no esperaba bajar de las 3h.

En cuanto a la carrera, creo que merece la pena: el trato al corredor es bueno, el entorno es muy chulo y Tuña no está tan lejos (desde Langreo tardamos sobre 1h en cada trayecto). Además, puede aprovecharse para visitar un poco el occidente, que tiene muchas cosas que ver y muy interesantes.

Como aspectos positivos lo que más me gustó fue el profuso marcaje que hacía difícil despistarse. El recorrido en sí está muy bien también. La bolsa del corredor la encontré generosa y tampoco se escatimó ni en avituallamientos ni en la espicha.

Como aspectos a mejorar, me parece que se utilizó demasiado el spray, no se pueden pintar paredes de casas particulares (Merillés) ni zonas de cabañas (segunda subida). Una cuerda en el tramo de barro aportaría mucha seguridad y probablemente evitaría algún golpe. El avituallamiento sobre el dolmen tengo que reconocer que no lo veo claro tampoco.

Personalmente me gustaría volver a Tuña pero, si puede ser, para conocer el resto del recorrido propuesto para los 37km. Creo que es un carrerón que tiene la mala suerte de coincidir en el calendario con Alto Aller y UTPE (ambas se celebran la semana anterior) y esto aleja a mucha gente de esta interesante prueba. También es verdad que cada vez es más difícil encontrar fechas y que el occidente "no tira" tanto como el oriente.

martes, 17 de mayo de 2016

UTPE-TPE-CPE-ALTO ALLER

Antes de empezar con la crónica de la participación de nuestros compañeros, en las diferentes pruebas en las que tomaron parte este pasado fin de semana.
Pedir disculpas porque nos fué imposible hacer la crónica la semana anterior, correspondientes a los 101 Peregrinos, Media de Gijón y Pisada del Diantre.
Las competiciones, en esta ocasión empezaron madrugadoras con la UTPE, donde Fernando Méndez finalizó la prueba con una gran carrera, en el debut en los ultras.

Por otro lado, impresionante fué la actuación de David Blanco en su año de debut en las carreras de montaña, se atrevia también con este gran desafio y logro terminar después de algún que otro percance.


Dejamos la Ultra y pasamos a la TPE, donde Lolo volvia otra vez a competir despues de la Pisada del Diantre. Esta carrera se convirtió en especial, ya que el dia antes se convirtió en abuelo. Y como no podia ser de otra manera finalizó la misma y se la dedicó a su nieta.


Por otro lado en la CPE, nos llevamos algunas sorpresas con los compañeros que disputaban la prueba. Abel Barbeiro que salia de una complicada lesión, terminó la prueba con bastantes molestias en la parte final.


La primera de nuestra sorpresas, fué la gran actuacion de Beni Tejón entrando el 21 de la general y tercero en la categoria Vet-B. Además Carmen Menéndez corrió con muy buenas sensaciones y se impuso en la prueba en la categoria de Sub-23.


























Dejamos a un lado todo lo acontecido en Benia de Onís y nos vamos a Felechosa donde se celebró las clásicas K15 y K33 Alto Aller .
Rafael Peralta cuajó una gran carrera como ya nos tiene acostumbrados, dado su buen momento de forma.


Mario González también finalizó la prueba con un gran tiempo, pese a las dudas que tenia por algún problemilla en la rodilla.

Jorge Irazabal que se prodiga menos en las carreras por mótivos laborales, en esta ocasión pudo participar en esta gran carrera y obtuvo un gran resultado.


Para finalizar, aunque esperabamos 3 compañeros en la K15, solo Angel Cáceres tomó parte en la misma, terminando con éxito la prueba. Tanto Victor Garcia, como Iván Gómez no pudieron disputar la carrera por diversos compromisos.


Como ya es costumbre, damos las grácias al tremendo trabajo que desarrollan todos los fotógrafos que cubren estas pruebas, dado que además se desarrollaron en condiciones climatólogicas adversas.
Sin estas espectaculares instantáneas este blog no podria desarrollarse.

viernes, 22 de abril de 2016

PASTORES DE PORTUDERA-BIOSFERA TRAIL-MEDIA MARATÓN DE OVIEDO

En esta entrada de nuestro blog, os traemos el resumen de lo que deparó las actuaciones de nuestros compañeros, en las distintas competiciones en las que participaron.
Empezamos por lo vivido, que no fué poco, en el Trail y Maratón de los Pastores de Portudera en Cabrales.
Rafael Peralta, Mario Gonzalez y Omar Menéndez tomaron la salida en el bestial Maratón de Portudera, que con sus 9000 mts de acumulado,  la convirtieron en uno de los maratones de montaña más duros realizados hasta la fecha.
Rafael Peralta y Mario Gonzalez finalizaron la prueba con éxito tras muchas horas de esfuerzo y unas condiciones climatológicas muy desfavorables.



















Por el contrario, Omar Menéndez abandonó la misma en el punto de corte antes del Aventón de las Palancas, pero con buenas sensaciones ya que llevaba tiempo sin competir.




Por lo que respecta al Trail de las Pastoras de Portudera, Victor Mora consiguió el objetivo de pasar por el arco de meta en un trail tambien bastante exigente, aunque en este caso si les acompañó el tiempo.



Cambiamos de prueba y de provincia, en este caso nos fuimos a Ciñera de Gordón en León ha disfrutar de una carrera ya consolidada. Cristian Barbeiro, Nasser, Fernando Méndez y Enrique Saavedra participaron en el Biosfera Trail de 26 km y 4000 mts acumulados.
Cristian Barbeiro que debutada en la distancia por encima de media maratón, realizó una fantástica carrera y finalizó la misma dando una auténtica exhibición en los descensos.





Nasser que venia a Ciñera como parte de su preparación para los 101 Peregrinos, terminó exultante y la moral por las nubes por el buen resultado obtenido.




Fernando Méndez cosechó una grandísima actuación, además también le vino muy bien de cara a la participación en pocas fechas del Ultra Picos de Europa.




Por último Enrique Saavedra también terminó la prueba, aunque no cumpliese todas las expectativas que se habia marcado para esta carrera.



Y vamos a finalizar con la participación de Hector Moro en la Media Maratón de Oviedo, la cual realizó con el freno de mano echado, ya que como todos sabéis sigue inmerso en el proyecto Kilómetros x Investigación y hay que seguir sumando kilómetros todos los dias.






Como en otras ocasiones, seguimos dando las gracias a todos los fotógrafos por el trabajo que desarrollan en las distintas pruebas, y a nuestros compañeros por los ánimos que nos transmiten a través de las redes sociales y diferentes lugares a donde se desplazaron.